推敲

Con la uva convertida en mosto, todas las fermentaciones se realizan de forma controladas, utilizando diferentes técnicas de elaboración basadas en las últimas tecnologías.

Para los vinos blancos se aplican bajas temperaturas. Para los tintos, las fermentaciones duran de 10 a 25 días dependiendo de la variedad.

Finalizada la maceración del mosto con sus hollejos que permita obtener un equilibrio óptimo entre color y estructura, así como la obtención de taninos suaves y amables, los vinos son descubados y trasvasados a otros depósitos para su reposo y posterior fermentación maloláctica.